Operador Logístico & Transporte

La última milla en la Cadena de Suministros

La última milla

Variadas soluciones de gestión de cadena de suministro han revolucionado el movimiento de mercancías de un lugar a otro, pero la última milla de la cadena de suministro – el punto en el que las mercancías salen de una instalación de gran volumen y luego llegan al destino final ya sea el cliente o el punto de venta – es todavía muy ineficiente y muy costoso.

Una correcta gestión del transporte, es un elemento esencial para el funcionamiento óptimo dentro de la cadena de suministros y de las operaciones en general.
En las últimas décadas, se ha producido un aumento considerable de la complejidad en el intercambio de mercancías. Se ha ido perfeccionando constantemente, una nueva logística, la cual necesita transporte entre los diversos eslabones básicos de la SCM (abastecimiento, centros de producción, almacenaje y distribución al cliente final).

Alcanzando la excelencia en la Distribución 

Con esta complejidad creciente, se genera la necesidad de buscar partners con los que sinergiar “economías de escala” o “costes logísticos”. Externalizar servicios (outsourcing) es otro camino. En este contexto, la “Distribución Capilar” o de “última milla”, la cual se define como la distribución dentro de las ciudades, es el último eslabón de la cadena que lleva el producto al cliente final o al punto de venta. Constituye un importante eslabón que puede hacer frenar la dinámica de la distribución, puede ocasionar pérdidas económicas a causa de ineficiencias o problemas externos.

Hay 3 aspectos que la caracterizan:

  • La influencia de las infraestructuras disponibles.
  • La estrategia de Distribución (cliente directo, a través de distribuidor o puerta a puerta…).
  • Las características del vehículo.

Cumplir con estos condicionantes no es sencillo, ya que existen muchos factores “externos” presionando, como:

  • La difícil gestión del tráfico, el incremento del número de vehículos, la preocupación por la contaminación.
  • El desarrollo de nuevas formas de comercio (e-business; e-commerce) con elevado porcentaje de entregas pequeñas y frecuentes puerta a puerta.
  • Diferentes estrategias a nivel ciudad, plantean políticas de mejora sobre los efectos nocivos que causa.

Un buen sistema de organización, gestión y control del transporte capilar es el que combina los costos con la rapidez y calidad del servicio. Para conseguirlo hay que tener en cuenta que el vehículo empleado debe moverse sin problemas en el núcleo urbano y consumir poco combustible.

Los costes logísticos en las redes de distribución se pueden disminuir considerablemente aplicando “lean”. Algunas acciones pueden ser: romper barreras con el cliente, rediseño de redes de transporte, automatizar datos y la operativa de almacenes, ajustar inventarios (niveles de stock), etc. Pero… ¿qué podemos hacer para reducir los costos en la última milla?

Por ejemplo, en Brasil la última milla representa en promedio el 28% de los costos de transporte de carga por carretera, es decir que buena parte del valor de sacar o ingresar un producto en un camión, se concentra en un tramo de 1,6 kilómetros de longitud. Además los clientes quieren Fiabilidad, Eficacia, Calidad y Servicio. Desean una entrega más rápida, con gastos de envío más bajos o sin gastos.

También la transparencia en la última milla es importante para el cliente, saber dónde está el envío, cuando llega (tracking). Considerando entonces al cliente, si no se cumple con estos requerimientos puede haber otros costes aun mayores, ocasionados por el descontento de los mismos.

A continuación algunas soluciones:

1. Solución a Factores Internos

Algunas soluciones pasan por la tecnología, utilizar aplicaciones (software) de gestión de transporte, que integren muchas actividades y datos.

Invertir en herramientas de planificación de rutas y gestión de flotas

Puede ayudar a optimizar las rutas, también nos aporta información en tiempo real sobre el estado de entrega y la ubicación del camión. Utilizando este tipo de soluciones de software, podemos controlar de manera más efectiva los costos de los movimientos del vehículo, números de entregas completadas, tiempo, prioridades de entrega, manejar o prever tiempos. La solución también debe incluir herramientas de mapeo robustas para mejorar la precisión de la dirección. Estas herramientas de software proporcionan los datos que se necesitan para acelerar el proceso de entrega de última milla, y al mismo tiempo nos permite optimizar las operaciones y mejorar la programación.

Utilizar dispositivos móviles especiales, generalmente apoyados por algún ordenador

Mediante estos dispositivos los conductores pueden acceder a los documentos necesarios para los trámites de entrega, obtener firmas electrónicas, y actualizar el software de la cadena de suministro. En lugar de gastar tiempo al final de la ruta en trámites y papeleo, informes para la gestión de la flota, los conductores pueden utilizar ese tiempo para programar entregas adicionales y liberar tiempo muy útil para enfrentar acumulación de trabajo. El proceso se hace automáticamente.

Las herramientas de planificación de rutas, gestión de flotas y los dispositivos móviles, nos permiten administrar los envíos en forma eficiente y cumplir con las necesidades del cliente al menor coste posible. Contar con una mayor visibilidad y trazabilidad de los envíos, la mercadería queda identificada desde el origen y se puede realizar su seguimiento en forma constante y así coordinar las entregas. Control de la flota vehicular, establecer costes de servicio, etc.

Utilización de Drones

Una opción más avanzada de entrega, la está considerando Amazon, mediante la utilización de drones. Aunque todavía está en una etapa de prueba y faltan aspectos legales y reglamentarios para el uso de estos pequeños vehículos aéreos no tripulados en ciudades, esta opción puede hacer la diferencia en los envíos urgentes, al evitar la congestión de tráfico terrestre y disminuir los tiempos de las entregas de corta distancia y en la última milla.

Optimización de la capacidad de los vehículos

Un problema a destacar en la distribución urbana de mercancías es la capacidad de los vehículos de transporte. La mayoría de ellos circula con una capacidad muy inferior a la máxima, lo cual provoca un aumento de los trayectos que deben realizarse para cubrir todas las necesidades de la distribución capilar en una ciudad. Por ejemplo, en Copenhague se realizo un estudio que acreditaba que los vehículos estaban muy por debajo de su capacidad de carga. Los vehículos de transporte deben estar cargados al 100% o como mínimo en un 60% de su capacidad.

Gestionando servicios de terceros que complementan la propia flota vehicular

Hoy en día la realidad ha cambiado y existen muchas ofertas como local deliveries. Empresas de paquetería y postales han comenzado a incluir el servicio de terceros en sus respectivas flotas de reparto. Utilizan vehículos pequeños, motocicletas o bicicletas, las cuales pueden ser independientes (crowdssourcing & freelance). Aquí nuevamente juega un rol muy importante la tecnología, porque para una gestión eficiente se necesita un sistema centralizado de control, que involucren a todos los interesados, generalmente basado en plataformas de “dispatch” que conectan dispositivos móviles mediante una app. La app permite el seguimiento del envío en mapa, routing, comunicación on line, pagos, seguridad al cliente, seguridad de datos, etc. Una línea abierta de comunicación entre la empresa despachante, el cliente y el conductor, que evita llamadas de teléfono innecesarias las cuales generalmente son puntos de fricción.

2. Solución a factores externos

Si bien estos aspectos no incumben directamente a las empresas de transporte, es importante destacarlo porque afectan considerablemente la distribución capilar de las empresas, retrasando las entregas y aumentando sus costes. Las ciudades son parte fundamental del desempeño logístico de un país, el cual es esencial para la
productividad. Existen muchas soluciones a implementa dentro de las ciudades. El primer problema, son los “embudos” y el congestionamiento de tránsito que se genera a la entrada o salida de las grandes ciudades, porque además del mayor tiempo en el traslado de mercaderías en la última milla, el impacto negativo en la logística también está dado en términos de más emisiones de dióxido de carbono (CO2), más consumo de combustible e incluso mayores problemas en cuanto a seguridad de carga, accidentes, etc.
Los transportistas urbanos se enfrentan adicionalmente a otros problemas derivados de la congestión, como el cambio obligado y constante de rutas, la adaptación a normas y reglamentaciones cambiantes, lo que conlleva a pérdidas de tiempo y productividad que se traducen finalmente en incremento de costes.

Uno de los retos más importantes es reducir los “cuellos de botella” en los accesos a las ciudades, donde los camiones deben transitar lentamente y por ende enlentecer los procesos de carga/descarga. Los camiones ganan tiempo en las autopistas pero luego lo pierden al entrar a los centros urbanos.

Invertir en infraestructura logística

Construir centros logísticos eficientes del proceso de transito, carga/descarga, en los perímetros urbanos. Esta solución puede ser una sociedad publico privada.

Scáneres no intrusivos

En los puertos, la utilización de scáneres no intrusivos, pueden permitir bajar los tiempos de inspección de las autoridades (ej: de 24 horas a 15’), reduciendo considerablemente los tiempos totales de tránsito y transporte.

Mantener el parque automotor modernizado

Es otro factor que ayuda a la eficiencia y la seguridad. Políticas públicas que estimulen la modernización de las flotas de transporte.

Zonas de carga y descarga en las aceras.

Las zonas de carga y descarga en aceras resulta una buena medida para no saturar de tráfico la ciudad, pero presenta problemas de entorpecimiento a los peatones.

Carriles multiuso

Esta medida permite agilizar el transporte y flexibiliza la calle a distintos tipos de usuarios. El uso de carriles multiusos se implanto en algunas calles de Barcelona; estos carriles se usan para estacionamiento, carga y descarga y para circulación.

Distribución nocturna de las mercancías

La distribución urbana de mercancías nocturna acelera las entregas considerablemente, pero plantea problemas de ruido, vigilancia de la mercancía y molestias en general para los vecinos.

Carriles nocturnos

Autorizar a los vehículos de transporte de mercancías el uso de los carriles de bus en horario nocturno. Para ello es necesario controlar su cumplimiento en dichos horarios.

Conclusiones

Los gastos de transporte afectan en gran medida la gestión de la cadena de suministro. La distribución capilar o de última milla requiere de constante innovación, ideas que logren bajar los costes a las empresas sin descuidar la calidad; ideas que mejoren las condiciones de vida en las ciudades, evitando problemas de tráfico y un mejor aire para respirar, menos emisiones CO2.

Para reducir/eliminar ineficiencias, es fundamental invertir en tecnología. Para mitigar los factores externos que retrasan las operaciones en la última milla, es importante desarrollar infraestructuras y articular acciones, las cuales requieren coordinación entre los diferentes niveles del sector público y del sector logístico privado.

Marcello Giordano
Master en EAE Business School y Universitat de Barcelona (Barcelona- España) . Experto en Cadena de Suministro. Actualmente desempeño como consultor y asesor privado en Logística y Supply Chain Management, ofreciendo sus servicios tanto a empresas como a personas. Con una larga trayectoria internacional. He trabajado para organizaciones internacionales como por ejemplo Naciones Unidas, ocupando un alto puesto en el área logística en la misión de Haití. También forma parte de “Broker y Asociados”, brindando servicios de consultoría en Logística y Cadena de Suministro para los clientes de la empresa para diferentes países de Latinoamérica y Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *