Opiniones

¿Y Tú?… ¿Te formas o te conformas?

Formación

Formación y Profesiograma

Mediado el año 2004, debatíamos ad hoc en el entorno de la Compañía para la que colaboraba entonces, acerca de una nueva acepción que cada vez se asomaba más a los foros y a casi cualquier discusión relativa al oficio que amamos: Profesiograma, le decíamos llenando de interrogante contenido aquello que tan sólo unos meses antes había supuesto estériles pretensiones y reivindicaciones de un sector profesional que, cada vez más, se veía amenazado por los lobos que suelen rodear a cada corderito productivo del correspondiente entorno que ocupa.

Profesiograma, decíamos, sin saber muy bien qué significado pretendíamos otorgar a esta nueva concepción reivindicativa y fortalecedora de nuestros inflamados egos, al sentirnos más valorados a medida que se devaluaban los recursos de las empresas que pretendían abanderar proyectos líderes en filosofía y nueva mentalidad logística. Paradigma en versión original y sin subtítulos de la época en la que fuimos ricos.

No demasiado tiempo después, al publicarse en el BOE de mayo de 2011 el descriptivo relativo a las Cualificaciones Profesionales y las correspondientes Certificaciones que las validarían, volvemos a descubrir que no hemos descubierto NADA. Tras la previa Directiva Europea que hace trascender tan loable publicación, nuevamente, los profesionales de nuestro extraño sector, volvimos a preguntarnos en nuevos escaparates, acerca de esta nueva concepción que ayudaría profundamente a aquellos expertos en el tiempo y carentes de curriculum académico, pero con un valor añadido a lo largo y ancho de la experiencia de los años, muchos de ellos maestros de grandes innovadores.

La gestión del conocimiento

En esta fijación, o manía si quieren, que he adquirido por el debate, me vuelvo a encontrar con un círculo de profesionales que han añadido una nueva dimensión al valor holístico de la cuestión. Tomando el toro por los cuernos, descubrimos la faceta heurística del ser humano y del ser profesional volcado en adentrarse en nomenclaturas que funden, confunden e infunden un nuevo valor añadido a cada núcleo conceptual al que califique: nacen los Roles profesionales….

Definitivamente me vuelvo a plantear, junto a colegas, especialistas, staff técnico, mandos de diversos niveles… si no sería conveniente volver a centrar el asunto y, convengo con cada uno de ellos, dentro de los posibles niveles de penetración que puedan establecer cada uno en su posición, que, realmente no existen más que capacitación y formación, que no existe ningún otro secreto que revelar brillantemente; tan sólo redescubrir los beneficios que aporta el profesional testado.

Lamento mencionarlo pero, de nuevo, disiento en tal observación aunque de puro obvia se antoja relevante y contundente en la forma y fondo.
No puede ser posible que hayamos dado tantas vueltas al círculo y encontremos, una vez más, el mismo punto con las mismas interrogantes. La exigente y demoledora sociedad veloz que nos imprime un ritmo, cadencia y limitaciones específicas. Entornos cada vez más exigentes, culturas diversificadas pero que precisan converger de algún modo para acabar hablando un mismo idioma, barreras que encuentran esas hermosas posibilidades de crecimiento intelectual.

Una sociedad que lamenta la fuga del talento y que premia un esfuerzo de dudosa calidad, no puede permitirse ni por un solo instante más, permanecer a una cola, al final de una larga cola de atribuciones que no van a permitir el crecimiento, al menos, merecido.

Es recurrente acudir a estos estereotipos que, como muletas de un lenguaje amigo, nos permiten excusar cada descuido de la cadena del conocimiento y permitir que algunos agentes tilden de intruso aquello que no se ciñe a un patrón acordado, delimitado, justificado en fin. ¿No es cierto que las nuevas promociones escudan el nivel de esfuerzo en la nula capacidad por obtener una rotunda brillantez? ¿Es por su causa, o por lo que se les traslada desde el escenario?

Está contrastado que aquellas Organizaciones que han dado un vuelco a esa inacción y han permitido la entrada de aire fresco en su capacidad de apertura al conocimiento, han obtenido retornos muy por encima de las expectativas, ni siquiera existiendo expectativas… tan sólo intentando cubrir un expediente más o menos obligado por mantener el tipo y promedio para salir bien iluminados en el retrato.

La Industria Moderna, los Servicios con mayúsculas, la expertización bien segmentada… no necesitan apellido para apoderarse de la mayor de las capacidades del ser humano y, por ende, del ser profesional que le acompaña: el conocimiento, mejor aún, la gestión del conocimiento. El recurso humano como tal viene desnudo si no se le habilita y posibilita con el traje a medida de la Formación, el cálido abrigo de la Capacitación es el remate protector… el resto, Certificar el logro, se me antoja fronterizo y distanciado por el significado que fue tomando en el tiempo.

Plantillas preparadas y formadas

Profesionales Aventajados y Competitivos continuamente reciclados en procesos de formación que les permiten perdurar en el tiempo y con la calidad que va otorgando ese tiempo. El conocimiento, al fin y al cabo, se apodera y alimenta de la ventaja que le concede el propio beneficio de cada acción formativa. Mental Training me decía un estimado amigo que desde Barcelona causa furor con sus avanzadas técnicas. Inteligencia Emocional me refiere otro gran profesional madrileño que logra estimular áreas mentales que casi ignoramos y, por tanto, ni utilizamos… Vean que continuamos redundando en calificativos, nomenclaturas, descriptivos… y, al final tan sólo una realidad verdadera:

Ventaja Competitiva a través de plantillas formadas, capacitadas… unificadas a través de multiplicar recursos que tan sólo el conocimiento puede abarcar, que tan sólo la gestión del saber permite describir. Know how con base científica y heredada; demoledoramente eficiente, eficaz y efectivo en la forma y el tiempo, en el recorrido jerárquico, transversal, completo.

Nadie puede despertar más sabio sino se acostó la noche anterior con más ganas de serlo… la vigilia no realizará ninguna transformación, ningún milagro que no se haya logrado a través de la investigación, el estudio, la preparación de llenado de las capacidades cognitivas…
Aún recuerdo el primer veneno que dos sabios, que presumo conocer, me inyectaron. María y Lorenzo puede que no conocieran con precisión el alcance de lo que estaban a punto de provocar. El hecho de matricularte en la Formación, seguirla y estimularla con seminarios, ponencias, talleres… era tan sólo el inicio, el primer mareo de todo lo que sucedería después. Luego llegaba la pregunta, pero ¿cuándo acabas de estudiar?… Nunca, es la respuesta. ¿Alguien es capaz de levantarse e informar de que ya lo conoce todo y que puede irse tranquilamente por el pasillo? ¿Cuándo se termina la Forma? ¿Y cuándo se termina uno de capacitar?…. Nunca.

El humano, como ser curioso e investigador que es, siempre busca instintivamente lograr el desempeño con una base de propia aportación, especializada, testada y aprendida…. Conformada y formada. La ventaja competitiva que logra el hombre primitivo al desarrollar su primera herramienta, o la rueda o el uso del fuego quizá más relevantemente, le permiten evolucionar a estadios superiores que continúan grabándose en el perfil básico de cada individuo y poniéndose en común de cada colectivo que comparte conocimiento. A estas sociedades, últimamente, les hemos puesto el nombre de Empresas y, además, hemos caído en la tentación de Calificarlas y Certificarlas… ¿vuelta a empezar?

Y tú… ¿te formas o te conformas?

Javier Curieses López
Experto en Logística Integral. Master en Dirección Logística. Master en Administración y Dirección de Empresas. Auditor Calidad Logística MMOG. Gestor de Comercio Exterior. Técnico de Comunicación y Atención al Cliente. Convencido de que la verdadera Innovación Disruptiva reside en la persona y su capacidad de administrar el esfuerzo. Experiencia a nivel Internacional en Supply Chain, Producción, Logística, Distribución, Compras y Mejora Continua, desarrollando proyectos y herramientas para diversas Compañías en Alimentación, Automoción, Consultoría, Formación, Marketing Directo, Distribución, Espectáculos y Protocolo, Sonido Profesional, Packaging, Transformación Digital, IoT, Industria 4.0… Vocación por la gestión de las personas y hacer las cosas bien como si se tratara de un arte. …. Al fin y al cabo, considero la Logística como una ciencia artística que requiere de creatividad y sistemas metódicos a partes iguales. La milenaria filosofía de Monozukuri me inspira a la hora de “hacer personas que hacen cosas” de modo eficiente. Mi mayor orgullo, integrar y formar equipos multidisciplinares, capaces de obtener soluciones desde el inicio del problema. Activos, reactivos y proactivos… tal y como me gusta definirlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *