Comercio internacional

Cómo implementar una buena estrategia de marketing internacional

Una de las claves para tener éxito en el mercado internacional es la elección de una estrategia de marketing internacional correcta para ganar posiciones con respecto a  los mercados locales y para meterse en el bolsillo a los consumidores, dirigiéndose a las personas indicadas, en el momento preciso.

Una empresa que da el paso de lanzarse a un mercado internacional se caracteriza sobre todo por tener un enfoque proactivo; estratégico, porque piensa en evolucionar y comprende los riesgos que conlleva. Con estas características, sea de un tamaño u otro, la empresa siempre irá por delante de su competencia y haciendo las cosas bien, sabrá provecharse de los beneficios de un marketing internacional eficiente.

Veamos en donde debemos pararnos con más detenimiento:

Hay que centrarse en estrategias, no en tácticas

El primer paso de cualquier empresa que quiere comercializar sus productos fuera de sus fronteras será crear un plan de acción que vaya en línea con la visión corporativa, las actividades de la organización y su historia. De esta forma, por un lado se podrá potenciar las fortalezas de la empresa y al mismo tiempo se podrá identificar oportunidades en los mercados que deseamos introducirnos.

Por tanto, lo primero es entender a quién nos dirigimos, investigar con lupa bien los mercados, la competencia y recabar toda la información necesaria para entender al consumidor y también su cultura.

Y todo esto no podría hacerse en un corto plazo d tiempo; el plan de acción habrá que trabajarlo a largo plazo para empezar a ver resultados.

Comprender la cultura del mercado

Un fallo que puede echar abajo todo el trabajo conseguido hasta el momento en nuestra estrategia de marketing internacional es la incomprensión de la cultura del mercado al que nos dirigimos. Esto puede acarrear grandes pérdidas en nuestra empresa que está enfocada en comercializar sus productos en otros países.

Otros de los errores que suelen cometer algunas empresas son sus ansias de ganar dinero rápido, confiarse demasiado y optar por un proceso de expansión demasiado simple y sencillo. Todo ello contribuye a que nuestra organización se desmoralice a pasos agigantados.

¿Te imaginas dirigirte a un público que no conoces para persuadirles a que compren tus productos? ¿Cómo vas a crear un argumento creíble y, lo que es más importante aún, cómo te vas a comunicar con ellos si no sabes ni siquiera dónde puedes encontrarlos?

Identificar la ventaja competitiva

Para ser exitoso en el mercado internacional, una de las claves es aprovechar una ventaja competitiva local. Sin esto, será muy difícil ganar posiciones.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de ventaja competitiva? La empresa tiene que conectar con su público para vender un producto o servicio y ser el mejor de su sector. En caso de que no tenga una ventaja competitiva, la marca tendrá que luchar para ganar visibilidad y tendrá que potenciar su marca.

Salir a otros mercados internacionales no es fácil, y además es una decisión difícil por los riesgos que conlleva. Sin embargo se pueden minimizar estos riesgos comprendiendo los hábitos culturales de la región para posteriormente marcarnos un objetivo de ventas, conocer las tendencias e identificar la competidores potenciales que existen. Así todo será mucho más fácil y efectivo.

Edith Gómez
Soy editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Me niego a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Me inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *