Cadena de Suministro

¿Qué es la Optimización del Embalaje?

Cuando buscamos opciones o proyectos para mejorar nuestra cadena de suministro, lo más probable es que nos centremos en la reducción de costes (directos o indirectos) o los tiempos (productividad). En la mayor parte de las ocasiones, esto proviene de nuestros procesos de almacenar, procesos internos del almacén (entradas, preparación, conteos,etc.) o transportar nuestros los productos que vendemos.

Pero ¿qué pasa con la forma en que los empaquetamos los productos? El embalaje del producto no es algo que habitualmente forme parte de nuestra  logística y cadena de suministro, pero en realidad juega un papel muy importante en el transporte y la producción de los productos. La optimización del embalaje de los productos para la cadena de suministro puede ahorrar  a nuestra empresa tiempo y dinero. No olvidemos que toda mejora en nuestros procesos implica una mejora en la productividad. Por lo tanto, seremos más competitivos en nuestro mercado.

¿Qué es la Optimización del Embalaje?

Si no hemos escuchado o leído antes este término, no se preocupe, porque la mayoría de los fabricantes tampoco lo han hecho….La mayor parte de las compañías dejan las decisiones del empaquetado a los diseñadores o responsables de marketing, como conocedores de los gustos del cliente. Desafortunadamente, esto puede añadir costes y tiempos al resto de la cadena de suministro.

La Optimización del Embalaje es un proceso dónde los especialistas en ingeniería de Cadena de Suministro buscan formas de hacer el producto más amigable (user friendly) al conjunto de los factores que intervienen en la cadena de suministro.

Haciendo pequeños ajustes al empaquetado del producto, buscamos el ahorro de tiempo y costes en la producción y transporte de productos.

4 Motivos para Optimizar el embalaje

La optimización del embalaje puede traer consigo múltiples beneficios. Desde el propio ahorro por la no utilización de materiales innecesarios hasta la creación de un embalaje sostenible. Veamos alguna formas por la cuales podemos optimizar los embalajes que utilizamos para presentar nuestros productos en el mercado  y pueden ayudar a la cadena de suministro de nuestra empresa.

1. Optimiza tus materiales 

Los materiales que utilizamos para el embalaje (packaging) puede empujar hacia abajo nuestra cadena de suministro. Si utilizamos materiales excesivamente caros, que provocan desperdicios o difíciles de manipular, estamos añadiendo tiempo y dinero a nuestra cadena de suministro. No debemos pretender disminuir la calidad de nuestro empaquetado, sino analizar posibilidades de cambio sin que ello perjudique a nuestros clientes.

Optimizar el embalaje significa tomar decisiones precisas sobre el propio modelo de empaquetado y los materiales de transporte que utilizamos para llevar el producto en las mejores condiciones a nuestros clientes. En este proceso trata de buscar las mejores alternativas a los productos que estamos utilizando (cartón, cinta adhesiva, papel de relleno, etc,).

Este proceso de optimización del embalaje debe ser continuo, ya que la aparición de nuevos materiales puede ser una fuente de mejora y ahorro en nuestros procesos de empaquetado, y por lo tanto, de nuestra cadena de suministro.

2. Piensa en el medio ambiente

La creación continua de embalajes de plástico o cajas de cartón provoca serios problemas en nuestro medio ambiente. Por ello, muchas empresas buscan materiales con un impacto en el medio ambiente mucho menor. Todos buscamos ser más verdes. A través de la optimización del embalaje podemos promover conductas empresariales más sostenibles.

El objetivo es investigar formas para usar menos cantidad de material por unidad de embalaje. De esta forma podemos contribuir a reducir la huella del carbono. Si nuestro producto permite la utilización de una menor cantidad de plástico o admite un grosor de cartón más fino, estamos haciendo que nuestro embalaje global sea más sostenible. Ello no solamente permite ahorrar costes a nuestro producto, sino que es un punto de fortaleza de cara a nuestros clientes actuales o futuros. La conciencia general (afortunadamente) por el respeto al  medio ambiente, ha convertido este factor en una poderosa herramienta de hacer marketing, y por lo tanto, de aumentar nuestra ventas.

3. Haz que el transporte sea más fácil

Cuando estamos preparando nuestra mercancía para ser transportada, generalmente pensamos en el tamaño y peso del producto. Y el embalaje forma parte del mismo, sobre todo si son mercancías voluminosas. Si no optimizamos convenientemente el embalaje, podemos estar desperdiciando espacio y otorgando un mayor peso artificial a nuestro producto.

Optimizar el embalaje nos permite eliminar excesos innecesarios y que por defecto, generan un mayor coste a los transportes asociados. De forma general, reduciendo la forma, cantidad o tamaño del embalaje utilizado, podemos transportar más “producto y menos aire”, con los consiguientes ahorros de tiempo y dinero.

4. Encuentra el embalaje óptimo para tu producto

Cuando analizamos la forma más óptima de embalar nuestro producto, necesitamos considerar cuidadosamente la complejidad y eficiencia del mismo. Para reducir la complejidad, debemos tener el máximo de embalajes similares (estandarización). La eficiencia está relacionada con la adaptación de cada embalaje a su producto más óptimo. Para aquellas organizaciones que gestionan una gran variedad de productos, es un balance de muy complicado equIlibrio.

Encontrar el nivel óptimo entre complejidad y eficiencia es crucial. Cuando encontramos este balance, seremos capaces de reducir nuestros costes de transporte, ahorrando espacio y peso en cada envío. Y este proceso realizado de forma constante, puede suponer disminuciones importantes en nuestro coste logístico.

Conclusiones

Desde la propia concepción del producto dentro de nuestra organización hasta la entrega en el cliente, debemos aplicar las mejores prácticas en optimización de embalajes. Ello supone importantes ahorras en tiempo dinero, por lo que nos hace más productivo y en definitiva, más competitivos en nuestra cadena de suministro.

Muchos son los expertos que subrayan la importancia de aplicar mejoras de forma continua y permanente en nuestras cadenas de suministro, porque aquellos que sean más competitivos en su cadena de suministro, tendrán un impacto mucho más positivo. Y la optimización del embalaje forma parte de la mejora continua

No importa en que industria o sector estemos. La optimización del embalaje es vital para nuestro negocio y su entorno. Considerar desde la propia concepción del producto el embalaje más optimo para la cadena de suministro debe formar parte de proceso de mejora continua.


El Grupo GECOINSA, pone a su disposición una amplia gama de materiales de embalaje para ofrecer soluciones integrales a su empresa.

  • Diseñamos y fabricamos embalajes adaptados  a sus necesidades.
  • Creamos embalajes de montaje rápido y ágil que disminuye sus tiempos de montaje.
  • Embalajes reutilizables y retornables.
  • Embalajes plegables.
  • Proceso de fabricación propio.
    Adaptación de embalajes para expediciones terrestres, marítimas y aéreas.

Puedes contactarnos en la web de Gecoinsa 


 

Manuel Torrijos
Creación de nuevas lineas de negocio, desarrollo de proyectos y organización de redes comerciales Propuestas de servicios, revisión operativa y económica de los procesos logísticos, participación en Tender, RFI, RFQ, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *