Cadena de Suministro

La logística de la vacuna para la Covid-19

A estas alturas, nadie es ajeno a la peligrosidad de la enfermedad de la COVID-19. Y es que hasta el momento se han registrado 1,7 millones de muertes en todo el mundo según datos de la OMS. La letalidad de esta enfermedad es innegable y, por lo tanto, muchos laboratorios se han puesto en búsqueda de una vacuna para la Covid-19 que pueda salvar la mayor cantidad de vidas en la población mundial.

En esta apuesta por encontrar la vacuna, hubo laboratorios y alianzas estratégicas de diferentes centros de investigación que se pusieron a disposición para encontrarla, como Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Novavax y Johnson & Johnson entre los más relevantes. En diferentes países también se vienen ensayando varias pruebas.

No fue hasta el 12 de diciembre que se dio luz verde para que Estados Unidos empezara a repartir la vacuna de Pfizer, la primera a la que la FDA le dio autorización, según leímos en la CNN. Ahora mismo se conoce que la vacuna del laboratorio Moderna también tiene el permiso y se están empezando a distribuir ambas.

Pero ¿cuál es la logística detrás de esta distribución? ¿Qué consideraciones deben tener los involucrados para que ningún eslabón en la cadena de suministro se rompa?

La logística para la distribución de la vacuna

Para empezar, hay que tener en cuenta las características de cada vacuna aprobada. Como se ve en el cuadro anterior, proporcionado por la BBC, para la vacuna Pfizer-Biontech, que es la primera en distribución, se requiere un almacenamiento de -70°C y, por lo tanto, cuidar la cadena de frío en todo el proceso es el gran reto.

Estados Unidos, siendo el país pionero en este tema, está empezando a repartir la vacuna con camiones que parten de la planta de Pfizer en Michigan (EUA) en contenedores, con alianzas estratégicas entre grandes operadores logísticos como Fedex y UPS.

Este es un primer lineamiento para tener en cuenta en la cadena: formar estrategias con grandes operadores que permitan que la distribución de la vacuna se realice de manera adecuada y garantice el alcance a todos los puntos de vacunación.

Cuando el producto sale del laboratorio en Pfizer, se debe trasladar, en menos de 2 minutos, de un congelador ultra bajo a un congelador que solo puede ser abierto durante 10 minutos para que no se descongele el producto[1]. Para ello, es necesario ser muy preciso en los movimientos y tener una mano de obra calificada para realizarlo.

Otro punto para tener en cuenta es el embalaje de la vacuna. Ya que estamos hablando de un almacenamiento de -70°C +/- 10°C, éste se efectúa en una caja que se puede conservar 10 días sin ser abierta. Además, cuenta con un GPS y sensor de temperatura para monitorearla las 24 horas del día los 7 días de la semana, teniendo en cuenta que se necesita hielo seco para mantener la temperatura estable.

El almacenamiento de la vacuna se puede realizar en refrigeradores ultra bajos, donde el tiempo de vida de la vacuna puede durar hasta 6 meses. En los contenedores de Pfizer, rompiendo el hielo seco, pueden permanecer hasta 30 días almacenadas y, en refrigeradoras comunes de hospitales, entre 2 y 8ºC, hasta 5 días.[2]

Cada caja contiene 5 dosis, pero, en recientes descubrimientos de hospitales a los que les ha llegado el producto, se ha visto que podrían caber hasta 6 o 7 vacunas, ya que durante la distribución se encontraron cajas con esta cantidad. Esto se ha reportado a la FDA para verificar si se puede ampliar el número y así llegar a más personas.[3]

Todo esto nos lleva a pensar en la cantidad de compras adicionales de suministros que son necesarias realizar para poder concretar este proceso logístico. No solo estamos hablando de la vacuna en sí misma, sino de hielo seco suficiente para abastecer la demanda, mano de obra calificada para realizar las operaciones (tanto en la misma planta como fuera de ella), personal médico que se encargue de la vacunación, jeringas, cajas… Todo ello requiere una planificación de la demanda a suministrar que sea exacta y que tenga incluso un stock de seguridad determinante para poder contar con contingencias que pudieran suceder en el camino.

Cuando hablamos de la distribución, específicamente, nos referimos también a llegar a todos los puntos de vacunación. Para ello habrá que calcular e implementar, si es necesario, nuevos puntos de vacunación para poder alcanzar a cubrir toda la demanda necesaria.

Hay que tener en cuenta, también, la capacidad de almacenaje, tanto en los centros de vacunación como en los centros de acopio de las vacunas, así como la de los camiones que las recogen desde las plantas. Ésta deberá ser suficiente para cubrir con la expectativa pactada.

El 18 de diciembre se ha otorgado la autorización de la FDA para la vacuna de Moderna[4], que debe permanecer a una temperatura de -20°C, la cual tendrá que seguir un proceso similar al de Pfizer.

Cada país tendrá una particularidad especial para la cadena de abastecimiento de la vacuna. Aquellos considerados del primer mundo, probablemente cuenten con mejores recursos que los del tercer mundo, los cuales tendrán que buscar alianzas no solo entre grupos logísticos sino sumar fuerzas estatales y empresas particulares para que la cadena de suministro pueda funcionar de manera adecuada.

Como vemos, la logística para ambas vacunas no es fácil y se tendrán que aportar todos los recursos necesarios para hacer llegar las dosis a la población en óptimas condiciones y que, con ello, puedan inmunizarse contra este virus. La buena noticia es que vamos avanzando en el contraataque a esta pandemia que tanto ha afectado a nivel mundial e irán saliendo también nuevas alternativas para contrarrestarla.

[1] Meganoticias
[2] Pfizer
[3] The New York Times
[4] El País

Magíster en Supply Chain Management e Ingeniera Industrial. Peruana. Llevo 13 años dedicada a temas de cadena de abastecimiento, desenvolviéndome en posiciones logísticas en empresas transnacionales y nacionales en variadas industrias. Mi experiencia me ha permitido conocer del manejo de almacenes, gestión de inventarios, distribución, despacho, logística inversa, administración de operadores logísticos y negociación. Te invito a que puedas compartir conmigo lo aprendido y al mismo tiempo intercambiar ideas para nuestro mutuo crecimiento. ¡Bienvenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *