Cadena de Suministro

La figura del reponedor

Empleado importante dentro de la plantilla de Almacenes y Supermercados, el reponedor tiene unas responsabilidades muy específicas: la formación continua, el conocimiento del producto y sus características, las unidades de venta, las técnicas para evitar obsolescencia, la fiabilidad de referencias y ubicaciones, el manejo de los distintos elementos de transporte en su entorno (carretillas), el ajuste del espacio adecuado para prever y prevenir roturas de stock, la fiabilidad de los inventarios (que harán que los planificadores de éstos cuenten con información fidedigna y el cliente siempre se vea atendido) y la calidad del contenido y del continente, ya que el aspecto de éste último es vital para influir en la compra.

Debe tener conocimiento de distintos tipos, técnicas y fechas de cumplimientos de inventarios, (anuales, cíclicos, de alto valor, de muestreo). Debe ser fiable en los conteos, evitando de esta manera dobles conteos y reconciliaciones entre lo teórico y lo físico.

Es imprescindible que tenga experiencia técnica de ABC en inventarios según consumos, e importante almacenar por familia. También es importante la presencia del supervisor y controlador de inventarios, diseñando procedimientos y formatos, asesorando y resolviendo dudas, así como la formación de equipos.

Se llevarán a cabo dos conteos físicos, por dos equipos diferentes y se hará una labor de preinventario en la que se solucionan posibles errores (ubicaciones erróneas, productos mezclados y otros no visibles, errores en referencias, etc.).

El Sistema de Gestión de Almacenes debe estar siempre al día y poner en práctica planes de emergencia para cuando fallan los sistemas.

El reponedor debe ser ágil en cálculos aritméticos, con habilidades sociales (empatía, resiliencia, asertividad, procrastinación) que ayudarán a una colaboración solidaria y efectiva, logrando que el clima laboral sea el idóneo y redunde en la productividad del grupo.

Debe saber adaptarse a cambios de roles y de horarios, polivalente, ya que a veces la reposición no es necesaria y gran innovador proponiendo mejoras en los recorridos que se ajusten a los desarrollos de la operación. Con una buena condición física que le permita movimientos de flexibilidad, fuerza y condiciones adversas. Buena imagen de aspecto personal, de léxico y modales, disciplinado, ya que en muchos casos representa a la empresa ante el cliente.

Buenos conocimientos en informática como usuario y teniendo como práctica habitual la radiofrecuencia, los sistemas de gestión y la elaboración de informes.

El correcto nivel de servicio está en sus actuaciones y la correcta referencia y ubicación ayudarán a que los inventarios sean fiables y sin pérdidas de tiempo, a que el cliente encuentre el producto y que éste sea accesible.

La puntualidad y la abstención son valores al alza, procurar que las reposiciones se hagan cuando el negocio está cerrado al público evita accidentes y molestias al cliente.

Antonio Pérez Carmona
Más de cuarenta años de experiencia como directivo en distintas compañías nacionales y multinacionales, dirigiendo la Función de Logística, asesor, consultor, autor de libros, colaborador en revistas del sector y formador del curso “La Logística en la Empresa”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *