Cadena de Suministro

Análisis de la gestión de la cadena de suministro y el ingreso de la logística 4.0

Premio Mejor Artículo de Logística

Modalidad Jurado

Autor: Angel Israel Escamilla Sánchez

 


Sumario

El artículo describe los inicios y la actualidad de los estudios y análisis de la gestión de la cadena de suministro, los costes, y la inclusión de la logística 4.0 en el entorno productivo.


Introducción a la cadena de suministro y las nuevas tecnologías

En los últimos años, la intensa personalización de los productos, la demanda cada vez más incierta y los constantes cambios en la economía global, han llevado a las industrias a replantearse las maneras de abastecerse, fabricar, almacenar y distribuir sus productos. Sin embargo, el estudio y análisis de mejorar los costes en la cadena de suministro yace desde el año 1915 cuando Harris, F.W. (1) determina la importancia de conocer la cantidad óptima a producir, para que en el año 1918, Taft, E. W. (2) determine el tamaño del lote óptimo enfocado a procesos de fabricación dando paso al nacimiento del modelo denominado EPQ (Economic Production Quantity); modelo que busca minimizar los costes fijos de producción y el de mantener el inventario.

Más tarde, en 1934, Wilson, R.H. (3) extendió el trabajo de Harris de control de inventarios estableciendo una fórmula para determinar el nivel óptimo de inventarios, dando pie al modelo EOQ (Economic Order Quantity). Es a partir de ahí, donde se encaminan diferentes vertientes de los modelos que se sugieren para la toma de decisiones en las empresas de acuerdo al producto que emplean y a la rotación del mismo.

Existen múltiples acciones en una empresa que ayudan a la disminución de costes; tales como reducción de personal, subcontratar actividades, y optimización de procesos entre otras, sin embargo, un elemento clave para la correcta eficiencia es el lote óptimo a lo largo de la cadena de suministro.

En el ambiente global actual de la eficiencia en la administración de inventarios, los directivos basan sus decisiones en dos preguntas fundamentales (4):

  1. ¿De qué tamaño deberá ser el lote de la orden de reabastecimiento?
  2. ¿Cada cuánto tiempo debemos levantar una orden para reabastecer el inventario?

Las respuestas a estas preguntas plantean una correcta gestión en la cadena de suministro.

La introducción de las tecnologías en la cadena de suministro permite esclarecer cómo el mercado es determinante para establecer lo que conocemos como “cadenas de valor” orientadas al servicio, y otorga información precisa y analítica para actuar de manera productiva en el mercado global.

Un ejemplo de ello es que existen prototipos de diseño de vehículos auto-guiados (AVGs) equipados con sistemas de análisis de datos de los clientes y con capacidad de auto-aprendizaje dentro de los almacenes.

Figura 1.  Vehículos auto-guiados (AVGs). Fuente Google Images

 

La gestión de las nuevas tecnologías en el ámbito de la logística permite mejorar las decisiones de la empresa en entornos globales y cambiantes.

Esta gestión nos adentra en la Logística 4.0 que está asociada al término Industria 4.0, que implica la organización de procesos industriales relacionados con la logística y el transporte basados en los últimos avances tecnológicos.

Los 9 conceptos asociados a la logística 4.0 son:

  • Big Data y Analitycs
  • Cloud computing: Ambos optimizan la calidad de la producción, los costes y energía, y mejoran el mantenimiento del equipamiento. Permite la toma de decisiones dinámica e inteligente que mejora los procesos productivos y logísticos.
  • Ciberseguridad: Sistemas cibernéticos que protegen toda la infraestructura e información.
  • Integración vertical y horizontal: Involucramiento de todos los agentes de la cadena en los sistemas productivos y logísticos.
  • Robótica: Robots autónomos, flexibles, colaborativos (denominados Co-Bots), y con capacidad de aprendizaje.
  • Realidad Aumentada: Presenta información en tiempo real para mejorar los procedimientos de trabajo y la toma de decisiones.
  • Simulación: Son modelos virtuales que recrean entornos físicos que incluyen máquinas, personas y productos.
  • Fabricación Aditiva: permite producir pequeños lotes de productos personalizados reduciendo las distancias de transporte y el stock.
  • Todos estos conceptos de la logística asociados en un marco global conocido como Internet de las Cosas (IoT)
                   Figura 2. Esquema de la Industria 4.0. Fuente: ITAInnova

La gestión de la cadena de suministro

La gestión de la cadena de suministro se basa en el nivel de servicio que se otorga al área comercial de una organización, que a su vez se alínea con su misión y visión para darle alcance al mercado que se determina estratégicamente. Sunil Chopra (5) describe esto como el balance entre la capacidad de respuesta hacia el cliente y la eficiencia de los costes en la cadena de suministro.

La gestión es la forma en que realizamos –y controlamos- alguna actividad en el presente. En inglés se le conoce como management.

Se deben contemplar las actividades interrelacionadas que cada eslabón realiza para el servicio al cliente; y adicionalmente establecer claramente los costes que se involucran en la gestión. Para ello, se plantean 4 tipos principales de costes a tomar en cuenta en la cadena de suministro:

  • Costes de abastecimiento,
  • Costes de fabricación,
  • Costes de almacenamiento, y
  • Costes de transporte.

Desglosando cada uno se puede encontrar que un proveedor de materias primas posiblemente podrá carecer de costes de fabricación, pero tendrá costes de abastecimiento (refiriendo la extracción de la materia prima), coste de almacenamiento y coste de transporte. Por ello es importante para cada eslabón, clasificar correctamente las actividades dentro de la gestión y cuantificar los costes para simplificarlos de la mejor manera posible. Más aún, con las nuevas tecnologías, como la impresión 3D, es probable que muy pronto se fabriquen productos en las mismas tiendas retail, ahorrando el coste de transporte y almacenaje del producto terminado.

La organización piramidal de la planificación de una empresa se puede plantear de la siguiente manera

 

                                              Figura 3. Estratificación de la Planificación. Fuente: Juan Ramón Lozano (6).

 

Se puede ubicar de éste modo la gestión en el ámbito organizativo, de tal forma que al tener una planificación definida, se tiene una gestión alineada a los procesos planteados para darle seguimiento con las herramientas adecuadas.

Esta gestión se puede considerar una evolución en la administración de operaciones acorde a los productos ofertados y al comportamiento del consumidor final con respecto a la operatividad de las empresas de la siguiente manera:

                                                                                      Tabla 1. Evolución de la administración de operaciones. Fuente: Gunasekaran & Ngai 2011 (7).

 

Sunil Chopra (5) comenta que los principales obstáculos en la coordinación de la cadena de suministro son: los incentivos, procesamiento de información, problemas operativos, precio, y comportamiento.

El conjunto de todos estos obstáculos nos llevan al “efecto látigo” que surge a lo largo de la entrega del producto hacia el cliente, haciendo que los niveles de inventario se desajusten por los distintos tamaños de pedidos en cada eslabón de la cadena y sea objeto de estudio tal como lo han hecho Bray and Mendelson (8).

 

        Figura 4. Efecto Látigo. Fuente: https://es.slideshare.net/oscarreyesnova

 

En el tema de la distribución, Swenseth and Godfrey (9) afirman que dependiendo de la estimación utilizada, arriba del 50% de los costos totales logísticos al año, pueden ser atribuidos al coste del transporte.

 

Ante esto, la tarea es responder a la cuestión: ¿cómo nos puede ayudar la tecnología para disminuir el efecto látigo y ser más eficientes en las entregas a los clientes?. Esto ha dado paso a soluciones innovadoras como las entregas con “drones” que forman parte ya de la logística 4.0, y que envuelven información analítica sobre el comportamiento de las compras de los usuarios. Ejemplo de ello es la entrega “prime air” de Amazon que se realiza precisamente con drones.

Algunas empresas utilizan la estrategia de descuentos en precios para pasar del lote óptimo al descuento por volumen, lo que supone reducción de costes en el precio unitario del producto, pero incrementos en la distribución del mismo, con el supuesto de otorgar un mejor nivel de servicio al cliente. La estrategia es válida cuando se justifican cambios en el entorno, y aunque es cierto que esta estrategia crea una inclinación de la balaza hacia el nivel de respuesta al cliente, afecta a la eficiencia de costes.

Otra estrategia de las firmas es la localización de las plantas productivas, que también ha sido estudiado por Seungrae Lee, S. J. Park & S. Seshadri (10), quienes indican que las decisiones de ubicación dependen del tipo de cambio de la moneda, de los salarios, de la competencia de los costes de transporte, y de los subsidios; lo cual permite que integralmente se tomen decisiones en cuanto a niveles de inventario para proveer estratégicamente al cliente.

Podemos asociar estos términos a la gestión de la cadena de suministro, siendo cada día más entrelazados.

Conclusiones

La asertividad en las estrategias de las empresas depende del grado de integración y colaboración en la cadena de suministro, y se refleja en la preferencia de sus productos por los consumidores.

En la actualidad no basta con poseer sistemas de administración tales como Enterprise Resource Planning (ERP), Vendor Management Inventory (VMI), Transport Management System (TMS), entre muchos otros, para la gestión del suministro.

Es imperativo contar con datos del mercado que pueden ser proporcionados a través de tecnologías para ayudar en ambos flujos o sentidos: hacia el consumidor, y hacia el proveedor. Las herramientas informáticas denominadas “Analytics” ayudan hoy en día a obtener información precisa.

La falta de conocimientos, control y comunicación provocan errores en la gestión de la información y propiamente en la red de distribución.

Ahora bien, las organizaciones tienen que lidiar con la competencia, las herramientas que eligen para la correcta gestión, y además, con la distinta predilección del consumidor cada vez más individualizada. Tal es el ejemplo de las nuevas generaciones denominadas centennials, nacidos entre 1999 y 2017, que vienen después de los millenials; donde las empresas deben identificar ¿qué les mueve? ¿qué piensan? y ¿cómo influir en ellos?.

Aunado a ello, el avance tecnológico pondrá en breve “cobots” (collaborative robots) al alcance de la logística que serán capaces de trabajar en equipo con los humanos, mismos que  modificarán lo que conocemos hoy como trabajo en equipo.

Con esto se puede concluir que los recursos humanos y tecnológicos de las organizaciones, tienen que estar prestos a la atención y predilección del consumidor con el menor coste posible; y donde inevitablemente las compañías deberán integrar la tecnología a sus sistemas de distribución.

 

Referencias:

  • Harris, F.W. (1915), What quantity to make at once. In The Library of Factory Management, The Factory Mgt. Series (Eds.), USA, pp. 47–52.
  • Taft, E. W. (1918), The most economical production lot, The Iron Age, Vol. 101, pp. 1410–1412
  • Wilson, R.H. (1934), A Scientific Routine for Stock Control, Harvard Business Review, Vol. 13, pp. 116–1289.
  • Maxim A. Bushuev and Alfred Guiffrida, M.Y. Jaber, Mehmood Khan (2015). A review of inventory lot sizing review papers. Management Research Review Vol. 38 No. 3, pp. 283-298.
  • Sunil Chopra & Peter Meindl, Administración de la cadena de suministro, 3ª. Ed., Peason Educación, México, 2008.
  • Juan Ramón Lozano, Cómo y dónde optimizar los costes logísticos, FC Editorial, España, 2002.
  • Gunasekaran, A.; Ngai, Eric W.T. (2012) The future of operations management: An outlook and analysis. International Journal of Production Economics, Vol. 135, pp.687–701.
  • Bray, R. L., & Mendelson, H. (2012). Information transmission and the bullwhip effect: An empirical investigation. Management Science, 58 (5), 860–875 .
  • Swenseth, S.R., Godfrey, M.R., (2002). Incorporating transportation costs into inventory replenishment decisions. International Journal of Production Economics 77, 113–130.
  • Seungrae Lee, Seung Jae Park, Sridhar Seshadri (2017), Plant location and inventory level decisions in global supply chains: Evidence from Korean firms. European Journal of Operational Research. Vol. 262, pp. 163–179
MeetLogistics
Somos un grupo de profesionales de la Logística y del Marketing Digital que cree en la divulgación libre del conocimiento como fórmula de crecimiento personal y profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *