Automatización

Cerrar el círculo de la digitalización logística depende del proceso de integración

La digitalización logística, ser capaces de implementar mejoras disruptivas, operar en un entorno 4.0 y saber pivotar un modelo de negocio capaz de adaptarse a un entorno cambiante en términos tecnológicos, son preocupaciones muy comunes en las empresas actuales que quieren liderar el cambio y colocarse como pioneras en las tendencias hacia el negocio del mañana.

Parte de esa iniciativa comienza con un proceso de digitalización. Un concepto bien diferente al de la transformación digital, que va mucho más allá e implica estar en constante búsqueda de nuevas alternativas que mejoren cada proceso de la compañía y consigan soluciones adecuadas con las que adaptarse a las nuevas oportunidades del mercado.

Digitalizarse es dar un paso tan sencillo e incluso considerado ya tan tradicional como contar con el email para poner en contacto a los distintos stakeholders de una compañía. Realizar un proceso de transformación digital, implica que la digitalización de cada fase e interlocutor de nuestro modelo de negocio estén en permanente interconexión y nos aporten productividad, reducción de costes y eficiencia a cada paso que damos. Así, la digitalización se reduce a una fase de las múltiples que componen la transformación digital.

En este sentido, pasar a la transformación digital, se traduce en emplear numerosos sistemas que automaticen y monitoricen nuestras tareas, integrando todas ellas, conectando unos sistemas con los otros y dándole sentido a toda una estructura digital 4.0.

¿Cómo hacer esto posible?

A través del Internet de las Cosas. Un concepto nada novedoso, que se germinó en 1999 en el MIT (Massachusetts Institute of Technologie) y cuya base está en la posibilidad de realizar sólidas interconexiones entre los objetos a través de Internet consiguiendo que esa conexión aporte información a través de todos y cada uno de los dispositivos con los que convive cada objeto.

Desde el punto de vista más técnico, el IoT funciona conectando a Internet cada objeto, que estará previamente dotado de una dirección IP específica mediante la cual se puede acceder, a la que se llega con un servidor externo y mediante el cual se pueden enviar y recoger datos clave.

Esta iniciativa, que nace con la intención de conectar objetos cotidianos, es aplicable actualmente a la industria y a infinitos sectores, facilitando la automatización de procesos y la obtención y gestión de información para la toma de decisiones.

¿Digitalización? Sí, pero integrada

Teniendo en cuenta el valor que añade el IoT a la digitalización de las empresas y el avance que supone hacia la posibilidad de realizar una transformación digital completa, los expertos destacan que la digitalización logística está obligada a dar un paso más integrando cada dispositivo y haciendo de cada parte un todo.

En definitiva, la integración permite desarrollar infinitos beneficios que tendrán una repercusión en toda la cadena, desde la fabricación hasta la venta, teniendo integrado cada paso y mejorando, a su vez, la trazabilidad, el control y la seguridad sobre cada etapa.

Asimismo, cabe destacar el papel de otros campos como el Big Data, casi inexistentes sin haber dado antes el paso de la transformación digital.

Retos de la integración en logística

Y es que esta transformación, a través de la integración, aporta ingentes cantidades de información y la opción de tener acceso a numerosas fuentes de datos que, de otra forma, no hubiera sido posible. Una situación que trae como consecuencia un nuevo reto: el tratamiento coherente de esa cantidad de datos y la capacidad para dar sentido a toda la información, convirtiéndola en piezas clave para la toma de decisiones a lo largo de toda la Supply Chain.

De igual manera, tras la transformación digital y la integración de sistemas y procesos, surgen numerosos desafíos que las empresas deben afrontar de la mano de sus proveedores de confianza, como:

  • Migrar sistemas y servidores al cloud computing
  • Gestionar y analizar datos con herramientas específicas
  • Poner en contacto el ámbito físico y digital de la compañía
  • Utilizar el Customer Relationship Management (CRM)
  • Abrirse a la posibilidad de emplear Inteligencia Artificial para el customer service

La integración en la digitalización: 4 conceptos a tener en cuenta

La integración como parte del proceso de transformación digital implica conocer y trabajar con multitud de conceptos clave que juegan un papel crucial en el desarrollo de las operativas logísticas de retailers y distribuidores.

Entre otros, cabe destacar:

  • Big data: este concepto consiste en un conjunto de herramientas que permiten gestionar y analizar la ingente cantidad de datos que se genera con cada interacción digital. Estas pueden generarse en el ecosistema del flujo interno de mercancías o en el transporte de las mismas. En particular, en el entorno del almacén, el Big Data tiene una crucial labor: si se cuenta con un software de calidad capaz de optimizar una operativa, la cantidad de datos que este recoge tienen que analizarse y gestionarse para aportar valor.
  • Ciberseguridad: práctica para defender los sistemas informáticos, los dispositivos conectados y la información sensible de una compañía. Imprescindible y muy a tener en cuenta en los procesos de integración de la transformación digital en logística, donde se fraguan las principales estrategias de las empresas. El hecho de interconectar cada objeto, personas y dispositivo de todo un almacén, por ejemplo, implica ser susceptible de ciberataques, ya que la gran parte de la estrategia del negocio se encuentra en la red.
  • Cloud: imagina que dentro del almacén cuentas con numerosos elementos conectados como displays de pick to light, drones, gafas de realidad virtual o simplemente maquinaria automatizada. Muy relacionado con lo anterior, el hecho de poder tener toda la información que generan esos dispositivos en la nube, mejorará la gestión de los datos y la seguridad de los mismos, permitiendo encriptarlos, realizar copias de seguridad, actualizar los sistemas y que todos los documentos sean accesibles en cualquier momento y parte del mundo a través de un dispositivo conectado.
  • SaaS: es la opción que desmitifica la creencia de que la transformación digital y la implementación de mejoras tecnológicas requieren una inversión que para muchas compañías es inviable. Implica poder pagar por uso un software y convierte a la tecnología en un commodity.

Nos pasamos la mayor parte del tiempo hablando de Digital Supply Chain, pero esa transformación no pasa por tener dispositivos digitales o utilizar tecnologías disruptivas, sino por contar con un cerebro operativo capaz de integrar y aglutinar la actividad de todos ellos para mejorar el rendimiento de nuestra cadena logística.

Marina Dominguez Alonso
Profesional del canal de distribución, siempre en búsqueda de sinergias y colaboraciones entre empresas del sector logístico para lograr las soluciones más optimas en la realización del picking en los almacenes.

4 comentarios

  1. Terrific article! That is the kind of information that are meant to be shared
    around the internet. Disgrace on Google for now not positioning this publish higher!
    Come on over and visit my web site . Thank you =)

  2. Heya i’m for the first time here. I came across this board and I find It truly useful & it helped me out
    much. I hope to give something back and aid others like you helped me.

  3. Generally I do not learn article on blogs, however I would like to say that this
    write-up very pressured me to check out and do it!
    Your writing taste has been surprised me. Thank you, very nice article.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *